La renta en contratos anteriores a marzo de 2019

Contratos anteriores al 24 de diciembre de 1964 y vigentes a esa fecha.

La renta de las viviendas cuyo arrendamiento se celebró con anterioridad al 24 de diciembre de 1964 y que siguieran vigentes en ese momento no podrá ser incrementada por la sola voluntad del arrendador sino en los siguientes casos: (Art. 99 LAU 64).

  1. Por creación o elevación de los impuestos que graven directamente la propiedad urbana.
  2. Por finalización del plazo por el cual se concedieron las ventajas fiscales que tuviera la finca, en cuyo caso podrá el arrendador reclamar a sus inquilinos la diferencia existente entre lo que le hubiera correspondido pagar sin dicho beneficio fiscal y lo que pague al término de la misma.
  3. Si la Administración, en virtud de resolución firme dictada en expediente instruido de oficio por el Servicio de Catastro Urbano, asignara a la vivienda una renta superior a la que estuviera pagando el inquilino. El importe de la elevación no podrá exceder, en estos casos, de la diferencia entre la renta que se pague y la asignada por la Hacienda. Para la aplicación de este incremento será indispensable que se notifique fehacientemente al inquilino la existencia de dicho expediente, para que pueda comparecer en el mismo y formular alegaciones.
  4. Cuando se realicen obras, en que el aumento será el que determine la autoridad judicial.
  5. Si el inquilino subroga en los derechos y obligaciones dimanantes del contrato a uno de los parientes. El importe de la elevación no podrá exceder, en este caso, del 15 % de la renta.
  6. Cuando, sin haberse estipulado en el contrato, el inquilino, su cónyuge o pariente que conviva con él, ejerza en la vivienda una pequeña industria doméstica sujeta a tributación. La cuantía del aumento no podrá exceder del 15% de la renta.
  7. Cuando no se requiera autorización expresa y escrita del arrendador para el ejercicio de la industria doméstica de hospedaje en la que la participación del arrendador será del 10% por cada huésped. Cuando sea precisa la autorización del arrendador, el importe de la elevación se fijará de común acuerdo.
  8. Cuando el inquilino haga uso del subarriendo el importe de la elevación no podrá exceder por cada subarriendo del 20 % de la renta vigente en la fecha de aquél.

Contratos entre el 24 de diciembre de 1964 y el 31 de diciembre de 1994

En estos casos el régimen de actualización es el siguiente:
La renta de las viviendas se adaptará cada dos años a las variaciones mediante la aplicación de los índices de precios. La facultad del arrendador para elevar la renta podrá ejercitarla en cualquier tiempo, si bien no podrá aplicarse a rentas ya pagadas. Esta actualización se
regirá por las siguientes reglas: (Arts. 100 y 101 LAU 64).

  1. El arrendador notificará por escrito al inquilino la cantidad que, a su juicio, deba pagar éste como aumento de renta y la causa de ello.
  2. Dentro de los treinta días siguientes, el inquilino comunicará al arrendador, también por escrito si acepta o no la obligación de pago propuesta, interpretándose su silencio como aceptación.
  3. Caso de aceptación expresa o silencio, el arrendador, al siguiente período de renta que proceda, podrá girar el recibo incrementándolo con la cantidad que hubiera propuesto, y su pago será obligatorio para el inquilino. El importe de la elevación habrá de figurar separadamente de la cantidad que constituía la renta anterior.
  4. Cuando el inquilino rechace la elevación propuesta el arrendador podrá optar entre reclamarle las diferencias, o resolver el contrato. No procederá la resolución si el demandado con signara en depósito, antes de contestar a la demanda, las diferencias reclamadas. En ambos casos la acción caducará dentro de los tres meses, a contar desde el día en que la negativa se hubiese producido.
    La posibilidad del arrendador de revisar una renta antigua, en virtud del régimen especial de actualización establecido por la Disposición Adicional Segunda apartado d) de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, ha finalizado, y no podrá efectuarse ninguna nueva actualización acogiéndose a este sistema pues han transcurrido ya más de quince años desde que produjo la primera anualidad de los contratos a partir de la fecha de entrada en vigor de la LAU 1994, y por tanto la acción para reclamar esta actualización ha prescrito (Art. 1964 Código Civil).

Contratos entre el 1 de enero de 1995 y el 5 de junio de 2013

En estos contratos el régimen de actualización es el siguiente:

Durante los cinco primeros años, la renta se actualizará anualmente en función de la variación porcentual del Índice Nacional General del Sistema de Precios de Consumo (IPC General).
A partir del sexto año la actualización de la renta será la que libremente hayan pactado las partes. En ausencia de pacto se aplicará la variación porcentual del IPC General. La renta actualizada será exigible al arrendatario a partir del mes siguiente a aquél en que sea notificado por escrito el arrendador. Será válida la notificación efectuada por nota en el recibo de la mensualidad anterior a la actualización (Art 18 LAU 94).

Contratos a partir del 6 de junio de 2013

Para estos supuestos el régimen de actualización es el siguiente:
Durante toda la vigencia del contrato se podrá actualizar la renta anualmente en función del índice que libremente pacten las partes.
En ausencia de pacto se aplicará la variación porcentual del IPC General.
La renta actualizada será exigible al arrendatario a partir del mes siguiente a aquel en que sea notificado por escrito el arrendador. Será válida la notificación efectuada por nota en el recibo de la mensualidad anterior a la actualización (Art. 18 LAU 94 con modificación de 23
de mayo de 2013)-