Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP)

En el momento de formalización de los contratos de arrendamiento de viviendas, se devenga el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que grava la transmisión de derechos efectuada (Art. 7.1.a) Ley 1/1993 de ITP y AJD).

Este impuesto lo ha de pagar el arrendatario, y debe abonarse siempre dentro del plazo de un mes desde la firma del contrato, mediante autoliquidación posterior del Impuesto de ITP en cualquier Oficina Liquidadora de la Comunidad Autónoma correspondiente.


Si se ha optado por elevar a documento público el contrato de arrendamiento para tener acceso a la inscripción registral, entonces se devengará también el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que ha de pagar el arrendatario.

IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)

Las cantidades que percibe el propietario de la vivienda arrendada tributan en el Impuesto de la Renta (IRPF) como rendimientos de capital inmobiliario. No obstante, a las cantidades percibidas pueden
descontarse ciertos gastos soportados por el propietario como son los tributos sobre la vivienda, los de conservación y reparación o los de seguros. A la cantidad resultante de restar los gastos deducibles a los ingresos por arrendamiento, se le aplican una serie de reducciones, que varían en función de la edad y los ingresos del arrendatario.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?
Salir de la versión móvil