Desistimiento del arrendatario

El desistimiento del arrendatario es el derecho del arrendatario de poder resolver el contrato por voluntad propia y finalizar así el alquiler con anterioridad al vencimiento del contrato.

Esta circunstancia conlleva una serie de responsabilidades que se detallan a continuación.

Contratos entre el 24 de diciembre de 1664 y el 31 de diciembre de 1994

Durante el plazo estipulado en el contrato, el arrendatario o subarrendatario, vendrá obligado al pago de la renta, y si antes de su terminación lo desaloja, deberá notificar su propósito por escrito al arrendador o subarrendador con treinta días de antelación, por lo menos, e indemnizarle con una cantidad equivalente a la renta que corresponda al plazo que, según el contrato, quede por cumplir (Art.56 LAU 64).

Contratos entre el 1 de enero de 1995 y el 5 de junio de 2013

En contratos de duración pactada superior a cinco años el arrendatario podrá desistir cuando el contrato hubiera durado al menos cinco años y haya dado un preaviso con dos meses de antelación al arrendador por cualquier medio que deje constancia (Art. 11 LAU 94).

En contratos de duración de hasta cinco años la LAU no menciona nada pero el Código Civil establece que el incumplimiento de lo pactado dará lugar a que el arrendador pueda instar su cumplimiento o resolver el contrato con indemnización de daños y perjuicios.

Aún cuando el arrendatario manifieste su voluntad de no renovar el contrato o de desistir de él, o cuando abandone la vivienda sin manifestar su voluntad, el cónyuge que conviviera con él o la persona que conviva con él en ese momento, y durante al menos los dos años anteriores, podrá continuar con el arrendamiento notificándolo al arrendador.

Si existen obras de conservación u obras que hacen inhabitable la vivienda el arrendatario puede optar por desistir del contrato.

Contratos a partir del 6 de junio de 2013

Los seis primeros meses de duración del contrato son de obligado cumplimiento, por lo tanto, si el desistimiento se produce durante este tiempo el arrendatario tendrá que abonar todas las rentas por los meses que falten hasta cumplir los seis meses.

Además podrán las partes pactar una indemnización al arrendador igual a una mensualidad de renta por cada año de contrato que restara por cumplir.

Si el desistimiento se produce posteriormente y previa comunicación al arrendador con treinta días de antelación, no comportará derecho a indemnización del arrendador, salvo que se hubiera pactado expresamente en el contrato, en cuyo caso podrá ser de una mensualidad de renta por cada año del contrato que restara por cumplir (Art. 11 LAU 94 con modificación de 23 de mayo de 2013).