El Contrato de arrendamiento

Características generales y recomendaciones

El contrato de arrendamiento de vivienda es áquel en que el arrendador (propietario de la vivienda) cede el uso y disfrute de una vivienda para uso habitual y permanente del arrendatario (también llamado inquilino, que es quién va a alquilar la vivienda para vivir en ella), de su cónyuge no separado legalmente o de hecho, o de sus hijos dependientes, por un tiempo determinado y a cambio de una renta.

Este concepto también se aplica al mobiliario, los trasteros, las plazas de garaje y cualquier otra dependencia, espacio o servicio que se ceden como accesorios a la vivienda arrendada.

Resulta especialmente conveniente a la hora de proceder a contratar un alquiler, tener en cuenta por parte del arrendador estas pautas mínimas:

  • Solicitar asesoramiento jurídico para la redacción del contrato de arrendamiento previo estudio de los antecedentes.
  • Formalizar por escrito el contrato de arrendamiento y liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas.
  • Cuando sean varios los que desean alquilar una vivienda es recomendable que consten todos en el contrato.
  • Comprobar la capacidad de pago del arrendatario.

Es de carácter obligatorio para que el arrendador pueda alquilar la vivienda, que haya obtenido el Certificado de Eficiencia Energética que acredita el nivel de consumo energético de la vivienda, y que proceda a depositar la fianza del alquiler en el organismo correspondiente.

Contenido y formalización

El contenido mínimo con que debe contar el contrato de alquiler para ser válido se concentra en los siguientes elementos: 

  • Identidad de los contratantes.
    • Arrendador: Quién cede el uso de la vivienda. 
    • Arrendatario: Quién adquiere el uso de la vivienda. 
  • Identificación de la finca arrendada y sus anejos (garaje, trastero), así como un inventario del mobiliario, en su caso. 
  • Duración pactada. 
  • Renta inicial del contrato y fianza
  • Las demás cláusulas que las partes hubieran acordado en materia de gastos, actualización de la renta, garantías.

Por lo que se refiere a los requisitos formales del contrato de arrendamiento, si bien no es obligatorio, es muy recomendable que el contrato de arrendamiento se formalice por ESCRITO (Art. 37 LAU 94). 

Aunque las cláusulas, estipulaciones y todos los detalles que van a regular el contrato se pueden redactar por las partes, en Arrendador.com encontrará un modelo de contrato de arrendamiento que que contiene los elementos básicos antes descritos, redactado por expertos en materia arrendaticia.

× ¿Cómo puedo ayudarte?