El Contrato de Alquiler

El contrato de alquiler es el vínculo entre el arrendador (quien cede el uso de la vivienda) y el arrendatario o inquilino (quien adquiere el uso de la vivienda), por el cual, arrendador cede el uso y disfrute de un bien inmueble (la vivienda) al inquilino por un tiempo determinado, mientras que el inquilino se obliga a pagar la renta fijada libremente entre las partes, y a devolver la finca tal y como la recibió al concluir el contrato de arrendamiento.

Dicho contrato se utilizará como prueba ante las posibles discrepancias que pudieran surgir durante el periodo de duración del arrendamiento.

Dentro de las normas relativas al alquiler de vivienda se incluyen el mobiliario, los trasteros, las plazas de garaje y otras dependencias, espacios arrendados o servicios cedidos como accesorios de la vivienda.