La renta del alquiler

La renta del alquiler

La renta es el precio que paga el arrendatario por el uso de la vivienda.

Ésta será la que libremente se acuerde por las partes. Aunque si se alquilan viviendas de protección pública, la renta está fijada por la Administración.

El pago de la renta será por mensualidades anticipadas y se pagará en los 7 primeros días del mes, salvo que se pacte otra cosa.

El pago se efectuará en metálico y en la vivienda alquilada, salvo que se acuerde una forma y lugar de pago diferente.

El arrendador está obligado a entregar recibo del pago, salvo que se hubiera pactado que el pago se realice mediante procedimientos que acrediten el efectivo cumplimiento de la obligación de pago por el arrendatario (transferencia bancaria, ingreso en cuenta, etc.).

En el recibo debe figurar el desglose de las cantidades abonadas por los distintos conceptos (renta, comunidad de propietarios, IBI, consumos, etc.).

El arrendador no podrá exigir el pago anticipado de más de una mensualidad de la renta.

Actualización de la renta

Con el término actualización nos referimos al incremento o revalorización de la renta a que tiene derecho el arrendador en función de la aplicación de determinados índices, como puede ser el Indice General Nacional de Precios de Consumo (IPC General). No ha de confundirse con la actualización de una renta antigua entendida como la revisión que permite la ley para reajustar una renta muy baja a valores reales del mercado actual.

Durante toda la vigencia del contrato se podrá actualizar la renta anualmente en función del índice que libremente pacten las partes. En ausencia de pacto se aplicará la variación porcentual del IPC General. La renta actualizada será exigible al arrendatario a partir del mes siguiente a aquel en que sea notificado por escrito el arrendador. Será válida la notificación efectuada por nota en el recibo de la mensualidad anterior a la actualización (Art. 18 LAU 94 con modificación de 23 de mayo de 2013).

35    Renta